No hay Crecimiento Personal sin Responsabilidad Individual

No hay Crecimiento Personal sin Responsabilidad Individual
Photo by Anthony Tori / Unsplash

Soy un coleccionista de frases. Lo confieso.

De hecho, tengo un par de ellas a las que considero mis frases de cabecera. Pero colecciono sólo aquellas que se ajustan a mi filosofía de vida y realmente procuro reflexionar acerca de ellas.

Una de esas frases es esta:

Si naciste pobre no es tu error. Pero si mueres pobre si lo es. Bill Gates

Esta frase me gusta por una razón: porque me motiva a hacerme responsable de lo que me toca. Me motiva a hacerme responsable de mi situación, de como vivo, sin quejarme del pasado, si no aprender de él. La frase, es cierto, habla de la riqueza material, pero no creo que esa sea la esencia de la frase.

Para mi, el punto central es un tema de trascendencia universal, un tema que nos compete a todos y, en mi opinión, es el elemento inicial del cambio y del crecimiento personal:

La responsabilidad.

¿Por qué? Déjame elaborar mi punto,

No somos responsables de lo que nos tocó al nacer, no somos responsables de lo bueno, ni de lo malo. Si tu infancia fue increíble, nos corresponde agradecer, movernos hacia adelante y encontrar nuestro propio camino.

En cambio, si nos tocó una infancia dura, infeliz, con traumas, no podemos culparnos por eso. No hay forma de que podamos sentirnos culpables o responsables de aquello que nos aconteció sin que nosotros hayamos tomado una decisión que lo haya provocado.

Pero si somos responsables de algo: de cuánto dejamos que los eventos del pasado arruinen nuestro presente.

El presente es lo que nos corresponde, es nuestro campo de juego. Es de lo que nos hacemos cargo. Es el lugar en el que demostramos que nosotros podemos hacer las cosas mejor.

No podemos negar que el pasado influye en el presente, no podemos negar todo lo acontecido, pero está en nosotros decidir permanecer en las sombras del pasado o tomar lo acontecido como punto de partida para un futuro más luminoso.

En mi opinión, darnos cuenta que somos responsable de nuestra situación actual es uno de esos eventos mágicos de la vida, porque significa que comenzar a tener dominio de nuestra vida, de nuestras emociones y de nuestros estados de animo está a una decisión de distancia…

Y esa decisión recae en nosotros, en nadie más. Te dejo con una frase más,

"Cada mañana nacemos de nuevo. Lo que DECIDIMOS hoy es lo que más importa” Buddha

¿Qué decisión tomas tú?